El Diario: Defensoría del Pueblo de NYC, oportunidad histórica

POR: EDITORIAL

Hay un adagio popular que dice: “No hay mal que por bien no venga”. Y precisamente el escándalo que motivó la renuncia del fiscal de Nueva York, Eric Schneiderman, abrió indirectamente la puerta para que estemos ante una elección especial: la vacante por la Defensoría del Pueblo de la Ciudad.

Incluso antes de que la afroamericana Letitia James ganara el puesto de Schneiderman, ya se habían empezado a barajar una serie de nombres para reemplazarla en el cargo de Defensor Público, una posición que es como una especie de trampolín para ascender al poder político en la Gran Manzana.

Por eso no es de extrañarse que la boleta que recibirán los votantes el próximo 26 de febrero tenga una nómina de 17 candidatos (Aunque una ya declinó su participación).

La papeleta de votación es tan diversa como lo es la Ciudad de Nueva York, y refleja también las aspiraciones de las comunidades de las minorías.

Como un medio que siempre ha dado voz a la comunidad, nos complace que haya tres aspirantes latinos en esta contienda: la expresidenta del Concejo, Melissa Mark-Viverito, y los ediles Ydanis Rodríguez y Rafael Espinal. Es algo positivo para el ejercicio de la democracia y además refleja el interés de nuestra gente para llegar cada vez más alto en la política neoyorquina.

En esta oportunidad El Diario ha decidido respaldar a Mark-Viverito. La trayectoria de la boricua en sus roles como activista, concejal y presidenta del Concejo Municipal ha dado cuenta de que es una persona firme, apasionada, comprometida y con ideales progresistas para sacar adelante proyectos que benefician a nuestra gente.

Nos hacemos eco de las palabras del congresista dominicano Adriano Espaillat, quien al anunciar su respaldo a Mark-Viverito dijo: “Me inspira el compromiso de Melissa de luchar por todos, sin importar su estatus migratorio. Como presidenta del Concejo, Melissa financió abogados para indocumentados, sacó a ICE de Rikers Island y lanzó un programa de tarjetas de identificación municipal para todos los neoyorquinos”.

También vale la pena recordar que como líder de la Cámara Municipal, Mark-Viverito sentó las bases para una reforma de justicia penal en la ciudad. Un gran paso para proteger a hispanos y negros de encarcelamientos injustos.

Su propuesta como Defensora del Pueblo incluye volcar esa oficina para que sirva como una plataforma de vigilancia contra la corrupción, crímenes de odio, robo de salarios, multas abusivas a pequeños negocios, defensa de los inmigrantes, entre otros asuntos de interés ciudadano como la crisis del Subway y la vivienda.

También ha prometido la creación de una Oficina de Participación Comunitaria para tender un puente más directo con el ciudadano de a pie.

Esperamos que -de ganar la elección- Mark-Viverito haga historia como la primera latina en ocupar este cargo y que sepa cumplirlo con responsabilidad.